AUTOCONSUMO

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

AUTOCONSUMO

Mensaje  Cosso el Miér Ago 06, 2014 8:42 pm

Ultimamente me abordan conceptos y conceptos, que si biopolítica, corporalidad, transhumanismo, narcisismo postmoderno, solipsismo... joder, me estoy volviendo ya casi un francés.
Todo empieza con amigos yendo al psicologo, y que cuando comienza el psicologo a adentrarse a tomar conclusiones, escapan aterrorizados a la velocidad de la luz a su mundo inmundo que le llevo a él. El "No me aguanto".
Y no se aguantan, dicen.
Para mi somos redacciones, relatos, constructos literarios. De eso va el postmodernismo, del poder de la literatura. Uno se cuenta a si mismo, se crea un relato a partir de retazos que recuerda, recuerdos fijados con intensidad sea por impresión o por deleite narcisista "Que bien que queda eso en el relato que me define"a modo de anecdotario. Y así nos definimos y cuando lo hacemos consecutivas veces, reafirmamos ciertas partes y olvidamos otras.... Cuando creemos que el relato que hacemos de nosotros mismo a fuerza de representarlo una y otra vez está terminado, exclamamos "YO SOY" y más bien "YA SOY". Y tenemos entonces la idea de lo que somos.
¿Y como llegamos a ello?
Pues ¿Cómo estamos acostumbrados a escuchar relatos, cuentos, ver películas, leer novelas, etc...? Pues nos ponemos en el centro de la historia cual heroe griego y nos dotamos de cualidades, de un principio y fin (en este caso finalidad), esa finalidad es el conjunto de expectativas, como el exito, el llegar a tener ciertas propiedades, etc... esas historias de liberales que se crean desde la nada, que llegan a las cimas, de deportistas triunfantes.... historias de vida concentrados en relatos no muy largos pa no aburrir, que consigan mantener la atención del otro, que te muestren atractivo de ser escuchado.
Y claro, evidentemente hay gente que despunta viviendo y gente que despunta contando su historia. Yo estoy hablando de los literatos, los contadores de vida. Esos que se crean a si mismo como el que crea un libro y lo vende. Y lo vende una y otra vez y les funciona. Pero el problema es que la base del libro se crea en la adolescencia y se vendió muy bien en su día, así estos amigos con los que empecé mi relato disfrutaron de amplias ventas durante la decada de los 20 años e incluso hasta mediados de los 30, pero claro ahora su libro les parece una mierda, no cuadra. Vale que vivamos en una sociedad que entroniza la adolescencia, la belleza, y la venta de uno mismo mediante el manejo de la impresión social, pero llega un momento que ya no sirve, que la belleza decae, y no porque los demás dejen de adularte, que probablemente lo sigan haciendo igual de bien y sigas explendid@, sino porque te cansas, te aburres de ti, de tu relato, de contar a los demás tu historia. Ya no te gusta tu historia, tu libro, tu producto, ya no te consumes. No te compras...vale si, te vendes porque no te queda otra, pero ya no te aguantas. Y vas al psicologo porque así lo has visto, porque así lo hacen otros, elevas todo esto a la categoría de problema y lo intentas solucionar pagando. Y cuando el psicologo te enseña la carátula de tu libro, escapas.
Narciso era tan bello que se enamoró se si mismo.Y esto es lo que pasa cuando te desenamoras de ti mismo.
Y me dicen ¿No sera falta de autoestima?
Y yo les respondo ¿Qué es la autoestima? ¿Es acaso la simple autoadulación? O es la autoestima una simple función derivada del instinto de supervivencia?
Y me dicen ¿Es el camino la destrucción del Ego? como el que contaba sus desamores en relatos "escritos en sangre" que luego ritualmente quemaba para pasar página.
Y yo les respondo ¿Existe realmente el Ego?
¿Porqué cojones no te dejas en paz de una puta vez?
avatar
Cosso
El letrado berciano

Cantidad de envíos : 1805
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 101
Localización : En la Tierra de los Susarros

Volver arriba Ir abajo

Re: AUTOCONSUMO

Mensaje  Hanna el Miér Ago 06, 2014 9:57 pm

Yo me he curado de esas cosas yendo al cine en vez de al psicólogo. Escaparme una tarde entera a Coruña, tomar un capuchino antes de entrar en la sala prácticamente vacía...y vivir por dos horas otra vida que no es la mía...que me hace olvidar la mía, en realidad. Dos horas en las que el resto del mundo no cuenta ni existe. Sufro, siento, padezco, río...y cuando se encienden la luces estoy contenta de salir y respirar otra vez el aire siempre húmedo que proporciona la cercanía del mar...que me refresca y asienta otra vez en la tierra. Y me doy cuenta de que tengo ganas de llegar a casa y envolverme otra vez en las voces familiares...en la rutina que, paradójicamente, me parece otra vez nueva.

Ni el mejor psiquiatra, oigan.
avatar
Hanna
¿Te has leído "La Carretera"?

Cantidad de envíos : 6655
Fecha de inscripción : 20/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.