Diego Sychev

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Diego Sychev

Mensaje  Diego el Mar Ene 12, 2010 6:35 pm

Aquí, comenzó uno de los frutos mas interesantes de cabezazos. Dentro de unos relatos creados a partir de propuestas azarosas e inconexas, ha ido entretejiendose un relato con vida propia. Un relato cosido a partir de retales, imperfecto. Todos estáis invitados a participar, a aportar cosas nuevas, a sugerir nuevos caminos...


Desde que hace ya una eternidad vi El séptimo sello , me fascinó el juego del ajedrez,su lógica de movimientos sencillos y diferntes según la pieza, en diagonal, línea recta y en como en una sucesión impecable de movimientos (táctica , estrategia) acorralas (o te acorralan);bueno, ¿que les parece a sus señorías el Ajedrez como argumento para describir nuestros deseos mas incofesables?.

Igor también escribe increiblemente bien;pasa que el cabrón sólo nos enseña su parte más jocosa.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Txabi el Mar Ene 12, 2010 6:45 pm

Vale. El ajedrez, queda propuesto.
avatar
Txabi
A todo cerdo le llega su San Martines

Cantidad de envíos : 5771
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Cerca mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Mar Ene 12, 2010 6:50 pm

Casi cometo un imperdonable olvido.

Poco tiempo antes de ver el El séptimo sello ya venía mediatizado por lo que se dio en llamar (en su momento El match del siglo, que no fue otra cosa que el campeonato mundial de ajedrez de 1973 celebrado en Helsinki;se lo disputaban Boris Spassky y Boby Fisher.Recuerdo que fue algo más que un campeonato de ajedrez;allí se jugaba el prestigio de las dos potencias de la época:URSS vs USA.Spassky era el representante del bloque comunista, el grandísimo Boby Fisher lo era del mundo libre.

El campeonato mostró a un genio absoluto:Fisher.

Paradójicamente,después de 30 años, Boris Spassky es ciudadano Francés y acabó cambiando de bando;Fisher acabó deambulando por países de tercera división (por su calidad democrática) y perseguido por la "justicia" de su país.Murió sólo, abandonado.Todo un representante del mundo libre , al final de sus dias fue abandonado por ejercer su libertad hasta las últimas consecuencias.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Txabi el Mar Ene 12, 2010 7:50 pm

El despertador suena temprano, pero yo hace un par de horas que miro al techo mientras escucho a la ciudad desperezarse. Es lo que tiene ser viejo, duermes poco, a pesar de que ya nada te quita el sueño. Me lavo, ya no puedo entrar en la bañera, y no puedo pagar para que nadie me ponga un plato de ducha, pero me da igual, tampoco tengo intención de bailar hoy. Desayuno, una tostada con aceite. El pan me sale gratis, porque los vecinos me lo dan para los conejos de mi hijo. Cómo si tuviese conejos, o hijo, ya puestos. Me pongo la gabardina encima del pijama, cojo la tarjeta del autobús, y miro por la mirilla, he de calcular bien, para coincidir con la hija de la vecina. Allá vamos, la muy mal educada ni me mira y baja saltando por las escaleras, ¡zorra!. Camino tranquilo hacia la parada del autobús, y, sentado en la marquesina, le explico un cáncer inexistente a la peruana que está esperando allá, con cara de pánfila. El recorrido del autobús me lleva hasta correos. Hoy es martes. Todos los martes voy a mirar mi apartado de correos. Desde hace mas de cuarenta años, Diego y yo celebramos una partida de ajedrez por correspondencia. Creo que esta vez por fin le he ganado. Hace seis meses le envíe mi jaque, y desde entonces no he tenido respuesta. Ese cabrón es capaz de no contestarme para no tener que reconocer que ha perdido. Entro cojeando, arrastrando una pierna y con leves quejidos, lo que me permite ahorrarme la cola. Y, como suponía, Diego no me ha contestado. Que cabrón, que se joda, le he ganado, por mucho que no quiera reconocerlo, no pienso volver a correos, que le den por culo...bueno, quizás la semana que viene, pero será la última, de verdad...
avatar
Txabi
A todo cerdo le llega su San Martines

Cantidad de envíos : 5771
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Cerca mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Miér Ene 13, 2010 11:45 am

Txabi; me acabas de dar una idea.Gracias.

El débil sol de Enero asoma de repente por la ventana y me da de lleno en el plexo,me golpea violentamente su brillo exento de calor;sin embargo me levanto empapado en sudor.Otra vez esa maldita pesadilla que me persigue desde hace más de cuarenta años, maldita sea!!.Sonia duerme plácidamente (o eso creo, nunca me preocupo mucho de sus sentimientos, soy un egoísta, a pesar de creerme tan maravilloso) ajena a mis demonios que devoran y envenenan todo mi ser.....quizá lo mejor sea que me vaya de San Petersburgo.Y si me voy, ¿que será de Sonia?.Sonia no dejará nunca esta inhóspita y fría tierra.Ni siquiera por mí haría eso.....pero esta ciudad, este frío que se mete en tu interior y ya no te abandona y sin embargo soy un Héroe de la unión soviética;me han premiado como héroe de su patria sólo porque deserté y les di varios campeonatos mundiales de ajedrez, !vaya vanalidad!, si para mí ganar a todos los rivales a los que me he enfrentado no ha sido mas difícil que beberme una botella de vodka en una sólo tarde de un gélido domindo Peterburgués.Sólo Sonia me retiene en este odioso rincón del ártico.

Hoy, por fin, después de un año en que por última vez fui a la estafeta de correos a buscar la respuesta de Txabi he decidido responderle;cuando leí su respuesta a mi genial (¿por que soy un genio, verdad?) jugada;una jugada implacable, definitiva, original,no daba crédito a lo que veían mis ojos:!!Txabi se había equivocado en el movimiento y me daba la partida en bandeja!!, !!Increíble!!....desde entonces sólo me obsesiona que respuesta darle.....ganarle a Txabi por un descuido suyo, no me enorgullece en absoluto, además no es justo, no me sentiria nunca campeón.....y perder, perder sería una humillación definitiva;en este dilema me he revuelto miserablemente durante un año.Hoy le envio la respuesta a Txabi:Acepto su mate.Pierdo la partida.

De regreso a casa, me sorprendo sonriente y pensando en Sonia, en su cuerpo desduno dentro de las sábanas, su cuerpo cálido y acojedor, su boca hermosa y su besos tiernos y salvajes a un tiempo.Estoy contento.Regreso a Sonia.La partida más importante de mi vida está en una esquina de la calle Moskovskaya de San Petersburgo y ella se llama Sonia.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Txabi el Miér Ene 13, 2010 11:37 pm

Estimado Javier, finalmente lo ha conseguido. Su Jaque es el final de nuestra partida, ha sido un verdadero placer, y es usted todo un campeón. Suyo afectísimo, Diego.

La carta le mira desde la cómoda. La dejará ahí encima, donde mañana la pueda encontrar la chica de los servicios sociales, y conocerá su gran victoria. Coje la navaja de afeitar, y la afila, suavemente, en la cocina, mientras ve como se va poniendo el sol, por encima del frio bosque de antenas de televisión. Una cigueña pasa de largo, hacia el cálido sur, aquí, estamos demasiado cerca del triste invierno. Deja la navaja preparada en el lavabo. Va a su habitación, enciende la lamparita, pues ya comienza a declinar la luz, y las sombras ya no le permiten ver que tiene delante.

Saca el traje de su funda. El traje que compró para la ocasión especial. Huele un poco a húmedo, pero eso pronto no importará. Se lo pone, con cierta dificultad, se lo hicieron a medida, pero se lo hicieron a alguien mas erguido, menos flácido. Para la corbata, nudo Windsor, sobriedad ante todo. Se dirige al lavabo, se mira en el espejo, empañado por el agua caliente de la bañera. Con mucha dificultad, consigue meterse en la bañera, y, poco a poco, se recuesta, con el agua al cuello. Coge la navaja, de allá donde la había dejado, y se secciona la muñeca diestra, y, mientras siente que el agua parece enfríarse, piensa: No debí revisar la partida...
avatar
Txabi
A todo cerdo le llega su San Martines

Cantidad de envíos : 5771
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Cerca mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Vie Ene 15, 2010 12:00 am

Txabi;el final de tu personaje no es creíble:Un tío que se pone el abrigo encima de pijama y simula un cáncer y mendiga un trozo de pan mintiendo miserablemete es un alcohólico que en lo último que piensa es en el suicidio;Bueno, tu verás.

A ver que te parece esto;

"Cada tarde al salir de la fábrica, antes de ir a casa, me paso por la tienda de Volodia.Volodia es bueno.Es un hombre sencillo y sabio que procura por mi salud y mi bienestar.Jugamos un rato al ajedrez y bebemos un poco de vodka mientras hablamos y divagamos sobre lo humano y sobre lo divino.Es reconfortante, preferible a la soledad fría de la casa de la calle Movkosvkaya...al principio desconfiaba de Volodia;bien podia ser un agente del NKVD o un un informante de buena fe mal entendida;después de un tiempo decidí bajar la guardia y dejar de desconfiar;cansa eso de desconfiar todo el tiempo;concluyes que es más saludable y econconómico para el corazón y la mente ser sincero y uno mismo todo el tiempo.Después de todo, Volodia tenía el mismo derecho que yo a desconfiar.Terrible.La desconfianza.Levanta muros invisibles difíciles de derribar,¿porqué?, no lo sé, sólo se que me gusta Volodia, me hace sentir bien, y eso me basta y me colma......Hoy, sin embargo, veo un Volodia nervioso, huidizo, no me mira a los ojos , sus ojos, esos hermosísimos salvajes ojos azules, límpios,sinceros, tristes, melancólicos,ojos hermosos, simplemente.......me contesta con extraños monosílabos; por fin , tímidamente me inquiere si he leído el Pavda de hoy;le contesto que no, que ya sabe él que hace años que no leo propaganda.....insiste y me acerca indisimuladamente el ejemplar;!!!de pronto el suelo desaparece bajo mis pies, no se donde sostenerme.....siento como mi vida se escapa de mi y la veo fluir e inundar el universo entero , mi tristeza es infinita!!, no quiero creer lo que estoy leyendo en titulares:El pentacampeón de Ajedrez Javier Astigarraga de Etxabe ha sido encontrado muerto en el baño de su hogar en Rio de la Plata; Uruguay......se baraja el suicidio como causa de su muerte,...asimismo se cree que su vida era un infierno,,et,,,etc...etc..etc..


Creo que era más de medianoche cuando llegué a casa;lo considere un milagro.Tal era mi estado....Cerré la puerta bruscamente y me apoyé en ella desesperadamente, no, no quería llorar aún, aún no...me dirigí decididamente al lugar donde dejé la carta que recibí del ejército hace ahora seis meses, esa maldita , mil veces maldita carta....Querida Camarada SoniA Semiónovna Astigarraga; lamento comunicarle la cáida en combate de su marido Diego Astigarraga de Etxabe....etc...etc....Diego cayó como un héroe de la unión soviética....lideró valientemente un contraataque contra todo un batallón de carros Panzerkampfwagen de los perros fascistas......sólo armado con su Kalashnikov y a pecho descubierto condujo valientemente a sus hombres a la victoria contra el perro fascista invasor de la Sagrada Tierra Rusa, es por ello que blablabla......



Caí derrotada en el desvencijado sillón...derrotada, pero viva y no vencida.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Mar Ene 26, 2010 1:41 am

He decidido meterme de lleno en vuestra historia, por lo que decía Diego de los tríos en busca del Santo Grial y tal y pascual, por supuesto lo hago sin pediros consentimiento, robando una frase de Benicio del Toro; "prefiero pedir perdón a pedir permiso".

Publicado en la revista ajedrecista: Chessmaniacs

Mis últimas palabras sobre el caso Sychev

by John McPlaci
Glasgow, lunes 25 de Enero de 2010

Cuando estaba recién salido del horno de la Facultad de Periodismo nunca pensé que terminaría escribiendo un artículo como este, ni tan siquiera mi más de 15 años como cronista de sucesos para el Scotland Herald me han servido para evitar el estado de shock irreversible en que me encuentro. La vida y la profesión suelen girar en las direcciones más imprevisibles y contrapuestas, y de comentar asesinatos domésticos o historias de poca monta de los suburbios de Glasgow pasé a verme envuelto en uno de los entresijos más enredosos que conozco: el mundo del ajedrez. Llegué casi como por casualidad, cuando un aparatito electrónico programado por un asocial ratón de biblioteca consiguió derrotar al gran maestro Kasparov. Esto me hizo pensar que quizá el mundo blanquinegro de las casillas y las fichas que se mueven según unos patrones imperecederos podía tener un encanto peculiar, enigmático, matemático, místico, indescifrable. Empecé por colgar jugadas finales del gran maestro Diego Sychev a modo de pasatiempo para los lectores del Scotland Herald y poco a poco me fui convirtiendo en prescindible de las páginas de sucesos e ineludible de los pasarratos en las postrimerías del periódico, junto a los chistes gráficos y la predicción zodiacal que cada día se sacaba de la manga mi gran amigo del embuste Sean McSilvery.

La magia y la destreza del maestro Sychev me fueron encandilando, cautivando, obsesionando, hasta tal punto que concerté una cita para visitarle en Leningrado (hoy San Petesburgo) a finales de los ochenta, cuando barría de todos los campeonatos a los grandes maestros del tablero y la URSS entera veneraba a su hijo adoptivo. Me encontré con un hombre cansado que me abrió las puertas de su casa y me ofreció un vodka destilado con hielo, decidí hacerle la entrevista de mi vida, y ésta posteriormente me sirvió para ganarme un puesto reputado en la mejor revista temática de ajedrez y que he conseguido mantener hasta la fecha. Su mujer Sonia me dió una acogida digna de hotel de 5 estrellas, y entre un tablero de madera medieval tallada me contaba las mejores jugadas de su carrera, incluyendo sus partidas políticas. Con todo ello mi fascinación y admiración por el gran Diego Sychev no dejó de crecer, sabía que llegó a la URSS desertando de algún sitio, ¿pero de dónde?, ¿quién era realmente?, ¿de dónde procedía?, ¿cómo llegó tan alto?

A la mañana siguiente de la publicación, me encontraba desayunando mi buen café escocés (para los ignorantes café con Drambuie) con el Scotland Herald en la mano, y leyendo mi propio artículo sobre Sychev decidí jugármela; tenía que averiguar quién era realmente este personaje tan enigmático.

Tras varios sobornos y varias filtraciones procedentes de los archivos de la MVD tras la caída del Muro de Berlín, llevé a cabo una de las labores de periodismo de investigación más ambiciosas de finales del siglo XX, descubrir la verdadera identidad del más grande campeón de ajedrez de todos los tiempos. Me sentí orgulloso como periodista y mis hallazgos dieron la vuelta al mundo ganándome una reputación de periodista de talla y rigor, consiguiendo hallar la verdadera identidad de Sychev y destapar uno de los escándalos más grandes del mundo del deporte; el verdadero nombre de Sychev era Diego Astigarraga de Etxabe y era nada menos que el hermano de otro coloso de los tableros, el gran Javier Astigarraga de Etxabe, considerado por todos los expertos como el número dos del mundo, tras la estela de su propio hermano.

Pero la la rosa de esta historia tuvo una espina que se me clavó muy dolorosamente, el gran Diego "Sychev" me retiró la palabra, se negó a recibirme y declinaba todas mis llamadas; había perdido la amistad de uno de los más grandes hombres que conocí.

Me hallaba en una especie de trance postdepresivo cuando Chessmaniacs me presionó para entrevistar sobre el asunto a su hermano Javier, y más por miedo a perder el trabajo que por convencimiento me ví volando a Sudamérica en busca de su opinión. Me recibió en un discreto hotel de la Avenida Libertador de Montevideo, con vistas a su propia melancolía, me encontré un hombre viejo, decrépito y derrotado. No reconocía al gran campeón delante de mis propias narices, me habló de su vida, de la despedida de su hermano, de un secreto que le llevaba varias décadas resquemándole el alma y de una confesión desgarradora: jamás había conseguido ganar una sola partida a su propio hermano. Me contó como llevaba varias décadas sosteniendo partidas por correspondencia, partidas que nunca conseguía ganar. Tengo que confesar que sentí compasión de ese alma derruida, por esa barba de varios días sin afeitar, por dejadez, esa falta de higiene, esa carencia de entusiasmo por la vida. Estaba claro que no había podido superar su mediocridad, o al menos su grandeza subyugada a otra mayor, en su propia estirpe, tan dolorosa.

Publiqué la entrevista como buenamente pude, obviando detalles que me parecieron demasiado tristes para un campeón de esa embergadura, y maquillé sus desdichas con comentarios puramente ajedrecísticos. En la revista se enfadaron conmigo lo indecible, en todo el texto no hacía la más mínima referencia a la historia más morbosa del siglo; su fraternidad con un desertor disfrazado de héroe soviético, con un campeón incontestable. Soporté la lluvia de enfados con el paraguas de la resignación, no me importaba perder el puesto en la redacción, no tenía fuerzas para joder la aún más la desdicha de esa familia que había conseguido cambiarme la vida.

Hace poco me llegó la noticia, el gran Javier Astigarraga de Etxabe se ha suicidado en su casa de Río de la Plata, la pena que siento por dentro es indescriptible, pero en cierto modo creo que una muerte así era lo que subconscientemente pude deducir de mi paso por Uruguay, de nuestra lúgubre conversación. Quizá este artículo no sea más que un pésame encubierto por una carta abierta al círculo ajedrecista, o al ser humano en general, no lo sé. Sólo puedo decir que nos ha dejado uno de los grandes, y que las partidas serán un poco más tristes a partir de hoy.

No he conseguido reunir el valor de descolgar el teléfono y llamar a Diego, y sólo espero que lea estas líneas para que sepa quién es el cobarde que verdaderamente se esconde tras el antifaz del periodista que descubrió su secreto.

Adiós Javier, engrandeciste esta ciencia del ajedrez y sólo espero que alguna vez lograras derrotar al majestuoso de Diego, tu hermano.
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Mar Mayo 18, 2010 12:01 pm

Aqui va uno con isla:
Las referncias literarias son evidentes:

La Isla

Hola Foro;
Estoy seguro de que mi carta os llegará a pesar de que el océano que me rodea en este ballenero errático no controla los designios de las corrientes marinas y vientos alisios.
Confío que de una u otra forma el azar cumpla su cometido y os de fe de la diferente fortuna por la que ha atravesado mi destino desde que partí.

Foro, es difícil realmente conocer a los hombres y la vida...cuando después del naufragio, tuve la suerte de que la isla estuviese allí justamente para acogerme bendecí tanta fortuna;este estado de ánimo no duró mucho, justo hasta que el hambre y la sed me sacaron del letargo y el sopor en que me dejó la terrible lucha mantenida para sobrevivir durante la tormenta y el naufragio.Primero establecí un plan que creí perfecto y científico para afrontar una estancia que intuia larga en la isla;este plan era perfecto en su misma sencillez:bucar alimento y bebida y refugio para almacenar los víveres;proveerme de algun tipo de rudimentaria arma para cazar presas para alimentarme y defenderme de posibles predadores;era un plan perfecto, impecable que me permitiría vencer hasta el dia en que pudiese salir de esta prisión idílica.

Un dia cualquiera, de repente y sin avisar llegó, y, percibí que habia perdido toda nociuón del tiempo.No sabia ni recordaba cuanto hacia que no comia carne y bebía agua fresca;mis únicos alimentos hasta ahora habían sido unas pobres y durísimas (para mi dentadura) raíces,y como bebida, el agua de los pocos cocos que lograba abrir y la poco agua del rocío matinal acumulada en las plantas de la frondosa selva que marcaba la frontera de mis dominios........La selva.Frondosa, oscura, misteriosa.Tenebrosa.De un verde exhuberante, intenso, insultante;me preguntaba porque tanta exhuberancia si desde que estaba en la isla no habia caído una sólo gota de agua.....y me preguntaba porque me cuasaba tanta melacolía, tanto terror;sólo había penetrado unos pocos metros y la pérdida de luz, la oscuridad brumosa que allí dominaba invadían mi alma ,un miedo indecible se apoderaba de mi y regresaba a la luz de la orilla de la playa....mi corazón latía aceleradamente en aqullas circustancias.....adentrame en el corazón de las tinieblas no estaba a mi alcance.

Apenas me quedaban fuerzas físicas y morales...necesitaba alimentarme con carne, beber agua...era consciente de que no tenía mucho tiempo antes de que no tuviese las fuerzas necesarias para intentar una última acción......estaba decidido, a la mañana siguiente me adentraía en la selva pertrechado con unas pocas piedras a las que tiempo atrás logré sacar algún filo y una suerte de lanza que me ayudó a cazar algún pez viejo y lento y poco nutritivo.

La penumbra en la selva era tal que no sabia si ya habia termindo el dia y habia llegado la noche;quizá era así, pero era incapaz de saberlo;estaba agotadísimo, desfalleciente,casi derrotado;me quedaba un último suspiro y no tenía esperanza de salir de esta oscuridad verde y opresiva;y fue entonces que un sonido infantil regresó a mis oídos.Al principio creí que estaba delirando, y puse atención al tableteo constante de gotas enormes de agua chocando estrepitosamente contra las hojas enormes de la vegetación......y sentía cómo el agua empezaba a empaparme.Sentí la felicidad.Me arrodillé, los brazos en cruz y alcé la cabeza la cielo con los ojos cerrados;bendecí ese regalo húmedo......llovia con furia,las gotas de lluvia casi dañaban mi débil cuerpo, pero no sentia dolor, tal era mi ánimo...volví a perder la noción del tiempo...caí agotado en el suelo blando y acogedor de la selva.Quedé dormido al instante, saciado de agua y de vida.

Desperté de repente, como casi siempre.Había dejado de llover.La penumbra seguía siendo la dueña y señora del lugar;ahora la diferencia eran mis ojos;se habían adaptado a la oscuridad y ahora eran un arma de superviviencia.Me acordé de Darwin.Le dediqué una oración.Y fue en ese momento en el que la ví.Y ella me vió.No, hacía rato que estaba en su campo de visión;se confundía con el entorno, inmóvil, parecía muerta, pero no era así.Estaba lista para lanzar su letal ataque;y yo aún estaba aturdido por el sueño y nada preparado para defenderme de su ataque.Miedo, sentí mucho miedo, un terror atávico se apoderó de mí al ver sus fríos ojos, su piel fría, sus colmillos cargados de veneno y odié a todos los reptiles, por ser ajenos a mi condición de mamífero superior;aún así aceptaba que la evolución la había preparado mejor que yo en ese entorno.La evolución me habia ofrecido un cerebro superior al suyo, pero el arma que habia permitido a los de mi especie señorear la tierra no podia competir con los colmillos y la rapidez de aquel repugnante reptil.....

....Mi arma mas potente empezó a funcionar después del aturdimiento inicial;de alguan forma, mi cerebro más primitivo me contó que el cazador reptil estaba defendiendo su territorio y que yo aún no lo habia violado;aquel ser repugnate al que empezaba a respetar más que a temer, tenia claculada su distancia de seguridad que le permitía una huída y así evitar el envite....a esas alturas yo sabía que no me atacaría a menos que invadiese su distancia de seguridad.Y nunca haria eso....!!sí!!...un pensamiento nacido en mis tripas me decía que sí, que violaría ese espacio...para....cazarla....a fin de cuentas era comida, carne, proteínas....vida que necesitaba para sobrevivir...ahora más que nunca, el mono salvaje y el hombre pertrechado de su cultura trabajaban en equipo para sobrevivir en un entorno peligroso donde un mínimo error se paga con lo único que posees:la vida.

Me lancé sobre ella con rapidez y con furia;así su cuello con mis mandíbulas, mordí con rabia, con hambre, con instinto asesino....pero sin odio, no odié a aquel reptil mientras lo cazaba y lo devoraba aún vivo:sentía un profendo respeto por aquella víbora que me alimentaba con su fria carne que calmaba mi sed con su fria y apetitosa sangre.Me sacié,recuperé fuerzas, sentía otra vez fluir vida dentro de mí...y habia aprendi a cazar.Después de miles de años que los de mi especie dejaron de cazar, aprendí su arte que tenia almacenado y escondido en el interior de mi cerebro.Volvia a ser el señor de la isla.Me habia convertido en un cazador impecable.Me habia convertido en un arma letal.

Años mas tarde, me recogió un ballenero de regreso al hogar que se desvió de su ruta pore azar y dio con sus tripulantes en isla que no figuraba en ninguna carta de navegación (lo supe mas tarde, estudiando las cartas de la nave ballenera).Me recibieron con mucho escepticismo;lo achaqué a mi aspecto de fiera salvaje...pensad que no vestia ninguna prenda, ni el mínimo taparrabos que se supone debe llevar todo naúfrago.
Pronto me decepcioné por mi salvamento;la primera noche,decubrí durante la cena que la bodega del ballenero no almacenaba carne fresca y cruda...todo estaba ahumado y seco, enlatado;para un cazador que devora vivas a sus presas eso no era alimento.Miré al sobrecargo sentado a la mesa, le sonreí, me sonrió;meditaba que era el más entrado en carnes de los presentes....sus carrillos carnosos me parecieron apetitosos....me seguía sonriendo, pero no me gustaba su sonrisa....un cazador quiere ver el miedo y el terror en su presa, un cazador quiere que esta defienda muy cara su vida, queire que se enfrente a él.Una presa sólo tiene valor si cazarla es costoso......y sentir el terror en su expresión última mientras la devoras....Aquella noche empecé la cacería en una nave que cazaba mamíferos que viven en el agua......desparecí para empezar la cacería.

Ahora, sólo en la nave, no se dónde dirigirma...no queiro desnbarcar en tierra, no soy uno de los vuestros ya.No se lo que soy, pero no uno de los vuestros.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Sáb Mayo 22, 2010 11:21 am

Extracto del Diario de abordo del Capitán Max. Encontrado posteriormente en un ballenero abandonado junto a las costas de Namibia.

...hemos avistado una isla desierta, decidimos parar para poner cierto orden en las bodegas, pues el temporal lo dejó todo hecho un desastre. Me chocó el hecho de que esa isla no apareciera en las cartas náuticas. Tras varias horas poniendo un poco de orden y reparando los motores, un hombre se acercó a nuestro barco, parecía un salvaje, poco civilizado. Me llamó la atención el poderoso uso de sus mandíbulas, daba miedo verle abrir la boca, intuí sed de sangre. Pero no quise dejarme llevar por mis prejuicios de hombre occidental y decidí enrolarlo junto al resto de la tripulación, darle una oportunidad.
Pese a dejar en su camarote un generoso contingente de cuchillas y jabón de afeitar, el salvaje ha decidido no hacer uso de él. Sigue en sus trece, ni siquiera se preocupa por vestirse, lo veo mirar al horizonte con melancolía, y a los hombres con una lascividad que me preocupa. No sé si será homosexual o si sus intenciones son aún más perversas.
El caso es que llevamos una semana en la que hemos perdido a tres hombres, se ven rastros de sangre por la borda, luego cabe pensar que un crimen se ha cometido antes de arrojar los cuerpos al mar. Los hombres están asustados, se respira pánico de babor a estribor, se evitan miradas, todo es confusión, miedo. Por supuesto la conexión de los crímenes con el salvaje es inevitable, sin duda he cometido un error al embarcarlo con nosotros..
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Lun Mayo 24, 2010 12:49 pm

Ahí está.El punto fijo del péndulo se ha revelado a mis ojos.Desde que me recató de mi isla, la cara del Capitán, al que todos llaman Max, me era familiar;me recordaba vagamente a aquel joven periodista de Járkov de la revista ajedrecística Glavnoyé Ajedrezvkaya que me entrevistó en Montevideo:esto es imposible....pero....;he acabado con la vida de varios de sus hombres.Intuyo que con él va a ser muy diferente.Nos hemos cruzado varias veces en la nave y en ninguna de ellas he sido capaz de aguantar su mirada gélida, ausente, inhumana...he temblado de terror, algo de Max no es de este mundo.

Este atardecer, desde la sentina, he visto su silueta esbelta y arrogante otear desde el castillo proa...esta ha sido mi oportunidad de entrar en su camarote para saber más de él.

Y en el camarote de Max, he descubierto la carta de navegación más inverosímil que haya existido;es una carta para navegar entre las estrellas del universo..su cuaderno de bitácora está escrito en un lenguaje no humano.....sus estanterias están repletas de todos los libros escritos y los que aún no lo han sido.La biblioteca de Borges descansa en el camarote del Capitán Max.

¿Quien es en realidad el capitán de esta nave maldita?, ¿que es en realidad esta nave?...su segundo , el alférez Víctor lleva tauado en el antebrazo el mapa estelar de Áurora;lo mejor es que acorrale al Alferez y le interrogue.Si es capaz de resistir el interrogatorio de una bestia acorralada.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Mar Mayo 25, 2010 5:17 pm

No, amigo Diego, esto no es agotador, yo no me canso de escribir, ni de leeros.

Diego escribió:En el camarote de Max , encima justo de su mesa de trabajo, he visto un óleo;se trata del retrato de una Dama....el óleo lo firma el propio Max....y tiene una dedicatoria...y el nombre de la Dama.

Oigo sus pasos, camina lentamente, en sigilo, aproximándose a mi camarote. El salvaje parece tener una especial obsesión conmigo. Me pregunto si seré su próxima víctima, si mi sangre brillará pronto al sol, reseca y ajena, en la barandilla de babor. A veces intento sostenerle la mirada, me gustaría apoyar mi mano en su hombro y preguntarle cómo está, pero suele mostrarse esquivo. Una vez, mientras lo observaba en silencio en el cajetín de popa, me asaltó un pensamiento perturbador... ¿nos conocemos? A veces me parece ver un halo de familiaridad alrededor de la bestia, como si hubiésemos compartido ya algún café, o algún whiskey solitario bajo la luz de un lamparón en cualquier puerto de la vieja Europa. Mi larga carrera como periodista me brindó la oportunidad de conocer muchos nombres y rostros, muchas personalidades, pero este chico parece deshumanizado, esa melena tapando los ojos, esa barba... esas mandíbulas feroces, esas uñas que me desgarran el alma sin tocarla. Cielos... ¿quién es? Anoche me acerqué a su camarote a oír cómo respiraba, intuyo algo de grandeza en el espíritu errante de este hombre incomprendido. Lo oigo balbucear algo en sueños, me parece algo así como un ruso con ciertos tintes de español sudamericano. Está claro que es un viajero, o un superviviente, o un poco de todo.
El personaje en cuestión me fascina, decido respirar profundo, volver a mi camarote y abrir otra botella de whiskey, el mar se presenta plácido esta noche, la luna riela orgullosa robándonos los pensamientos, es la noche ideal para dejar que los sentimientos se sumerjan en alcohol. Ese salvaje... me lleno el vaso y lo levanto hacia el óleo más doloroso de cuantos he pintado, un brindis al pasado, el retrato de Sonja Sychev, la mujer del gran maestro ajedrecista. Aquel viaje a Leningrado, aquél imperio soviético desmoronándose, aquel vodka, aquella mirada fría y penetrante del gran maestro, aquel tablero de ajedrez tallado en madera medieval. Diego, amigo, enemigo, amado y odiado, te admiro y te echo de menos. Fui un cobarde, no te llamé cuando tu hermano se quitó la vida y jamás te confesé lo mucho que amaba a tu esposa. Dios mío... Leningrado... aquello queda tan lejos de estas costas africanas que hoy adivinamos a lo lejos. Cuántas veces volví a tu casa, con la excusa de una investigación sobre tu vida, cuántas veces intenté sostener la mirada de Sonja, ¿cuánto te robé, Diego? Aquella foto que me regaló tu esposa para que no volviera por vuestra morada, aquel cuadro que pinté y que hoy adorna mi camarote, aquel desprecio, aquella forma tan hiriente de decirme que no volviera jamás, aquel tren cruzando Europa de vuelta, con el retrato de la dama más hermosa del mundo quemándome las manos, rechazado...
Perdí mi trabajo y mi reputación como periodista tras la muerte de tu hermano, y decidí enrolarme como marino pesquero; aquí hay soledad, el mar me deja ordenar mis pensamientos en paz y además puedo pasar horas contemplando a Sonja. Diego, Sonja, Diego... creo que os amé a los dos... que os amo a los dos... mi vida navega a la deriva como esa nave que no comando, como ese timón que hace tiempo decidí no gobernar...
...un terror frío y paralizador me asalta... Diego, ¿eres tú?, ¿has entrado en el cuerpo de ese salvaje para venir a saldar tu deuda? La mirada de la bestia, la tuya... claro, esa familiaridad, el gran maestro, ese alma maldita que no conquisté, Sonja... todo...

...el vaso de whisky se me escurre entre los dedos para estrellarse violentamente contra el suelo.


Última edición por Max el Mar Mayo 25, 2010 5:25 pm, editado 1 vez
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  nipe el Miér Mayo 26, 2010 9:28 pm

Bueno, aquí va un humilde intento

Se acomodó entre mis piernas apoyando su cabeza sobre mi pecho desnudo. Yo le rodeaba entonces con todas mis extremidades, mientras daba una calada a un cigarro. Era una costumbre que habíamos adquirido con el paso de los días y meses. No hablábamos, nos quedábamos mirando el humo que ascendía intentando escapar de aquella habitación del oscuro hotel. Y yo me se sentía aquel humo, y mi cabeza volaba lejos de allí, pero los brazos, mis piernas, hacían caso omiso; querían seguir abrazando aquel cuerpo. No existía Diego, ni aquella casa en la calle Movkosvkaya. Solo estábamos nosotros. Ni un pasado ni un futuro. Quizás, siquiera un presente.

¿Cuánto tiempo había pasado desde la primera vez? Y sin embargo siempre era igual, los minutos, el sudor, suspiros, deseo, horas, nuestros cuerpos buscándose, besos, ojos cerrados, caricias, y todo termina siempre del mismo modo; un cigarro a medias, unos minutos para recuperar un ritmo cardiaco normal...ambos sabíamos que nunca iba a cambiar. Que en el fondo todo se reducía a aquellas horas entrelazadas, que quizás, de algún modo, sentíamos afecto el uno por el otro, pero nunca íbamos a profesarnos otro tipo de sentimientos. No podíamos. Jugábamos a querernos pero no nos queríamos. Éramos dos perdedores jugando a ganar. Por eso quizás, no le dejé terminar la partida. Demasiados secretos. Diego,…he llegado a pensar que él lo sabía, y que nos dejaba hacer. Leningrado, que se volvió una ciudad nueva y excitante para mí. Y la nieve no era tan blanca como solía serlo antes. Los encuentros furtivos a escondidas del mundo. Pero le eché de mi lado como una niña caprichosa que se ha cansado de su juguete. No atendí a ninguna razón de las que el intentó darme, tan solo, en un vano intento de compensar aquellos días, le di una vieja foto que encontré en un cajón. “Vete”. Y le eché. Sin miramientos. Altiva, fría, manteniendo mi mirada hasta que el apartó sus ojos.

Le doy otra calada al cigarro y se lo paso. "Deberíamos vestirnos". No me contesta. Se limita a acariciar la pierna izquierda desnuda que le rodea, se hace un hueco bajo mi mandíbula donde apoya la cabeza. Me besa en el cuello."¿Tienes prisa?” No contesto. Me he acostumbrado tanto a estos momentos que actúo como una máquina, ya no siento. Sonia Sychev no sabe sentir. Solo actúa, se viste y olvida. Siempre me ha gustado jugar, y era, es lo que hago; juego. No apuesto, no gano, no pierdo, solo juego.

Su profunda respiración me saca de mis pensamientos y me indica que se ha quedado dormido. Busco su rostro en la penumbra. Lo miro. No, no es él. Nunca es el. No es Max. No se parece ni de lejos a él. Pero esta entre mis piernas, y no me desagrada demasiado la situación. En estos momentos eso me basta.

Apago el cigarro, busco acomodar mi cabeza como puedo sobre la suya e intento dormir.
avatar
nipe
Entre apuntes y txacolís

Cantidad de envíos : 1217
Fecha de inscripción : 15/04/2009
Localización : Localizandola

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Jue Mayo 27, 2010 11:24 pm

El tren se alejaba del andén.....por mas que corría para darle alcance,la máquina de hierro y acero,insensible y ajena a mi destino era mucho mas rápida.

Una vez más, no habia llegado a tiempo para decirle a Sonia que no me dejase, decirle que la amaba más que a mi vida.....pero la maldita máquina de hierro no se iba a detener.

Desde el andén, veo alejarse todo lo que da sentido a mi vida.Y nunca he tenido el valor de decírselo.

Pero la culpa esta vez era de la maldita máquina de hierro acero;sí,la culpa no era mia,si el tren hubiese demorado sólo 1 minuto....entonces...¿de verdad habría sido diferente de tantas veces anteriores?...
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Chebika el Vie Mayo 28, 2010 12:07 am

Siento meterme por medio (con lo mal que se me da escribir), pero Sonja es tan fascinante ..

Morderse los labios y taparse la boca con la mano enguantada fué la única debilidad que Sonja se permitió mientras el tren partía de la estación. Percibió el aroma acre del cuero mezclado con la suavidad sedosa del pintalabios y el inconfundible sabor metálico de la sangre. Acre, suave y metálico. Como yo, pensó esbozando una amarga sonrisa.

¿Verdaderamente Sonia era así? Ni ella misma lo sabía, tan acostumbrada como estaba a vivir comportándose con una precisión tan milimétrica y automática como la de un robot. Incluso los juegos y amantes, aparentemente tan excitantes y frívolos, se encadenaban matemáticamente desarrollándose siempre con la misma ecuación en una progresión infinita, en un bucle eterno del cual nunca podía salir. Max había sido la única variable capaz de romper la interminable cadena que la ataba a un destino predecible e insulso.

Si después de abandonar en aquella lúgubre habitación de hotel a su último amante, la idea de escapar a Helsinki le había parecido perfecta, la visión fugaz de unos rizos rebeldes en la Leningradsky le hizo vacilar por un momento. ¿Era Max? Imposible, Max estaba muerto, murió en aquel naufragio en las costas africanas.

El chillido estridente de las ruedas de hierro del tren la devuelve a la realidad. El tren se ha detenido bruscamente, pero desde la ventana no se ve ninguna estación ...
avatar
Chebika
Pelandrujjjjco Lampreave

Cantidad de envíos : 583
Fecha de inscripción : 30/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Vie Mayo 28, 2010 12:31 am

El chillido estridente de las ruedas de hierro del tren la devuelve a la realidad. El tren se ha detenido bruscamente, pero desde la ventana no se ve ninguna estación ...

mis greñas no son ensortijadas....y veo la decepción con toda su crudeza en la cara de Sonia.

Derotado por el fantasma de Max, me arrojo bajo el vientre de la bestia de acero...mientras el tren me arrastra como un espantajo, sólo pienso en los hermosos labios de Sonia.

PS:Chebika, siento no estar a la altura y no saber iluminar el final.
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Vie Mayo 28, 2010 11:04 am

A ver qué os parece esta propuesta: Que cada uno elija un personaje de la historia para darle vida, y así vamos narrando toda la trama desde distintos ojos.
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Txabi el Vie Mayo 28, 2010 11:16 am

He cortado y juntado los relatos relacionados con Diego Sychev. Espero no haberme dejado nada. Os recomiendo que antes de seguir la petición de Max a la que me sumo, leais atentamente, lo que llevamos de historia.

_________________
...
avatar
Txabi
A todo cerdo le llega su San Martines

Cantidad de envíos : 5771
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Cerca mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Invitado el Vie Mayo 28, 2010 4:54 pm

Max escribió:

Cuando estaba recién salido del horno de la Facultad de Periodismo nunca pensé que terminaría escribiendo un artículo como este...


...oye...me ha gustado...has pensado dedicarte seriamente a escribir? muy bien!

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Invitado el Vie Mayo 28, 2010 5:01 pm

Max escribió:

Oigo sus pasos, camina lentamente, en sigilo, aproximándose a mi camarote. El salvaje parece tener una especial obsesión conmigo...


...oye, que me gusta tú estilo...dedicame un libro...

Invitado
Invitado


Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Dom Mayo 30, 2010 11:07 am

Embarassed Embarassed
Joer Marilyn
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  McPlaci el Dom Mayo 30, 2010 11:10 am

Llevo varios días dando vueltas por la habitación, la madera del piso cruje bajo mis pasos, las infectas calles de Glasgow no me invitan a salir, el cielo es hoy más gris que nunca, llueve como siempre, y en mi cabeza retumba la única palabra que Sonja, mientras cerraba la puerta de aquel sucio hostal con una rabia infinita contenida en los labios, me dedicó: Vete.

Vete, jamás encontré palabra más dolorosa, más afilada, más inhumana. Jamás hubo desprecio mayor en un gesto ofensivo, o en alguna obscenidad pronunciada. No hubo golpe que me doliese más… La palabra se repite, una y otra vez, como un eco corriendo por mi cabeza, por mis venas, por el cuerpo y alma de este periodista vencido, derrotado… su voz, clara, inconfundible, rotunda, segura, fría, tajante… ¡vete!
Y esa fotografía, ese recuerdo inmortalizado en blanco y negro, esa sonrisa segura, maliciosa, esa mirada penetrante, hechicera, esa piel blanca, esos hostales sucios de San Petersburgo y sus dedos rozando mi piel, interminablemente, infinitamente, aún puedo sentir el tacto de sus manos por mi espalda, mientras el jadeo de su dulce boca humedece mi nuca… vete, algo se me retuerce en el interior de la caja torácica, apretando, ahogando… vete, vete
Vuelvo a sacar su foto del bolsillo de la camisa, esa que aún no me he quitado desde que llegué de Rusia, hace algo más de una semana. Sonja… no puedo comprender mis sentimientos, no entiendo qué ocurre, supongo que Diego me ha ganado la partida, competir con el más grande maestro de los tableros era un sinsentido, saboreé la gloria pero he caído, para dar de bruces contra el sucio suelo de Glasgow, estoy aquí, todo es pasado, vuelvo a la melancolía, a la monotonía de los días que se convierten en pesadillas oscuras, a la ausencia, a ese lugar donde Diego Sychev no es más que los artículos que yo publico en el periódico, donde todo es vacío, soledad, lluvia…
¡Vete!
Quiero servirme un whisky pero no encuentro un vaso limpio en toda la estancia, beber directamente del gollete significaría aceptar que he caído, que he tocado fondo, que quizá no pueda levantarme.
Un rayo de esperanza parece cruzar altivo las rendijas de la persiana, igual no está todo perdido, me dirijo al desván, quizá me quede algo de material para lanzarme a pintar, quizá tenga una remota posibilidad gracias a mi talento artístico, esa fotografía, ese recuerdo, esas pinceladas en un lienzo. Encuentro mi viejo arsenal; óleos, espátula, trapo, pinceles, caballete, aguarrás. Todo sigue tal y como lo dejé. Me olvido del whisky y dejo mi imaginación volar sobre el lienzo.. Sonja…Sonja…
avatar
McPlaci
El Duende que susurraba a Lord Byron

Cantidad de envíos : 1859
Fecha de inscripción : 23/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Diego el Mar Jun 01, 2010 10:40 am

El nivel es alto.......mareantemente alto, Mac...

Necesito un descanso de unos pocos dias.....un viaje, asuntos internos de familia...unos hijos en final de curso.....una ex compañera de clase...y el trabajo, impiden que me disperse por aqui en demasia............y que necesito engrasar la imaginación para estar a la altura, joder
avatar
Diego
Cruzó con Caronte antes que Heracles

Cantidad de envíos : 4794
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 103
Localización : En ruta

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Txabi el Mar Jun 01, 2010 11:10 am

Si, estoy con Diego, empieza a ser estresante un nivel tan alto....

_________________
...
avatar
Txabi
A todo cerdo le llega su San Martines

Cantidad de envíos : 5771
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Cerca mío.

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Chebika el Mar Jun 01, 2010 11:34 am

El tren sigue parado en ninguna parte, y el barullo de los curiosos me abruma, son miles de frases inconexas mezclándose en mi cabeza con mis pensamientos. Debe haber pasado algo grave, pero la sola idea de salir de mi compartimento y cruzar el tren para averiguar lo que ha ocurrido me produce una pereza tremenda. Aún así lo hago.

Atravieso los vagones de primera clase, impolutos y con un brillo metálico aséptico de quirófano. Hay poca gente y la poca que hay está inmersa en sí misma, suspendida en la placidez que da pertenecer a una especie de casta superior ajena a las miserias de la chusma que se agolpa en los vagones de tercera clase. Cruzo la cafetería y me introduzco en otro mundo: Estudiantes malolientes con mochilas, madres jóvenes con niños moqueantes y sucios en los brazos, obreros en dirección a Helsinki buscando trabajo, buscavidas y rateros de poca monta a la caza de posibles víctimas. Como siempre ocurre, la marea humana se aparta a mi paso y me permite cruzar todo el vagón hasta llegar a la salida. No sé en que momento empecé a provocar esa respuesta, pero sé lo que piensan: Es bella, pero dañina, hueca y fría, sin rastro de piedad en esos ojos gélidos como el acero.

Me bajo de la plataforma y contemplo la escena: Alguien se ha debido arrojar a las vías del tren y el cuerpo ha sido arrastrado al menos durante 200 o 300 metros. Desde esta posición, solo se distingue el cuerpo fornido de un hombre, ensangrentado hasta la cintura. Han tapado la cabeza con una especia de tela, pero la sangre invade la blancura de la misma, como un ejercito escarlata que estuviera invadiendo la estepa. Pobre infeliz, me pregunto qué le habrá llevado a quitarse la vida. Nunca he sabido si es un síntoma de cobardía o valentía, pero a pesar de la inconsistencia de mi propia vida, me aferro a ella como un bebé al pezón de su madre, intentando apurar las últimas gotas de un pecho ya seco.
avatar
Chebika
Pelandrujjjjco Lampreave

Cantidad de envíos : 583
Fecha de inscripción : 30/04/2009

Volver arriba Ir abajo

Re: Diego Sychev

Mensaje  Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Página 1 de 2. 1, 2  Siguiente

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.